domingo, 12 de febrero de 2012

É Rajoy o "Mil mañas"?



Por falta de escarvadentes (a crise é moi negra), Dorian amáñase como pode. Pero fixádevos que guapiño me é, loce tanto coma as flores que están ao seu carón.

O outro día, estando os dous tombados tomando a raxeira, contoume unha anécdota que lle pasara a el cun raposo que andaba roldando pola aldea.

Conta Dorian que o raposo presumía de saber moitas mañas para poder librarse dos inimigos, de feito, chamábanlle o mil mañas, e sempre presumía como había que facer en cada caso para escapar ben sempre.

-Cantas mañas sabes ti? -preguntou o raposo

-Eu non sei máis ca unha e media, que é subir pola primeira árbore que teña a man e ir detrás da que me dá de comer, miañando, miañando, ... , ata que aburrida de escoitarme, bota a comida no prato -contestou Dorian.

-Ben poucas son...! Xa se ve que non me gañas a listo pois eu seiche mil mañas e máis un saco cheo -dixo o raposo.

Conta Dorian que unha tardiña que ían falando así, pasaron por diante dunha horta arrodeada dun muro, e dentro ouviron cantar unhas galiñas. Propúxolle o raposo entrar na horta e ofreceulle a Dorian un cacho de galiña se entraba con el. Dorian aceptou, e entrou de contado na horta rubindo por un castiñeiro e baixando por unha pereira que había ao lado do muro.

O raposo andou mirando e por fin, encontrou un sitio onde a parede era máis baixa por fóra. Cando estivo dentro, entrou moi amodo no galiñeiro e matou axiña unha pita. Mais, cando quixo matar a segunda, empezaron todas a cantar e saíron dous cans que había na casa e, detrás deles, o amo cun fungueiro na man.

Dorian, que tal viu, rubiu pola primeira árbore que atopou xunto do muro e saltou para fóra, mais o raposo andou a corre dun lado para outro, brinca de aquí, brinca de alí, intentando saltar o muro ata que, dunha vez, enganchárono os cans e entre eles e máis o home matárono.


Despois, tirárono no curral e deixárono alí cos dentes regañados.


Dorian, que rubira a un carballo, estivo mirando todo o que pasara, e así que viu que marcharan todos, baixouse do carballo e, achegándose ao raposo, díxolle:

-Ei, mil mañas, ti ris ou regañas? Ti coas mil e máis o saco e gañou con unha e media o gato!

O Dorian fíxo un pouco de trampa e contoume un conto que antes lera nun libriño que me colleu. O libro é:
Contos Populares. Maruxa Barrio, Enrique Harguindey. Ed. Galaxia


Versión en castelán


Por falta de un palillo(la crisis es muy negra), Dorian se arregla como puede. Pero fijaos que guapiño es, luce tanto como las flores que están a su lado.

El otro día, estando los dos tumbados tomando el sol, me contó una anécdota que le había pasado con un zorro que andaba rondando por la aldea.

Cuenta Dorian que el zorro presumía de saber muchas mañas para poder librarse de los enemigos, de hecho, le llamaban el mil mañas, y siempre presumía como había que hacer en cada caso para huir siempre y salir bien.

-Cuántas mañas sabes tú? -preguntó el zorro

-Yo no sé más que una y media, que es subir por el primer árbol que tenga a mano y también ir detrás de la que me da de comer maullando, maullando, ..., hasta que aburrida de escucharme, me echa la comida en el plato -contestó Dorian.

-Bien pocas son...! Ya se ve que no me ganas a listo pues yo sé mil mañas y más un saco lleno -dijo el zorro.

Cuenta Dorian que un atardecer que iban hablando así, pasaron por delante de un huerto cercado con un muro, dentro oyeron cantar unas gallinas. Le propuso el zorro entrar en la huerta y le ofreció a Dorian un trozo de gallina si entraba con él. Dorian aceptó, y entró al momento en la huerta, trepando por un castaño y bajando por un peral que había del otro lado del muro.

El zorro estuvo mirando, y por fin, encontró un sitio donde la pared era más baja por fuera. Cuando estuvo dentro, entró muy despacio en el gallinero y mató rápido una gallina. Pero, cuando quiso matar la segunda, comenzaron todas a cantar y salieron dos perros que había en la casa y, detrás de ellos, el amo con una tranca en la mano.


Dorian, al verlo, trepó por el primer árbol que encontró junto al muro y saltó para fuera, pero el zorro estuvo corriendo de un lado para otro, saltando de aquí, saltando de allí, intentando saltar el muro hasta que, de pronto, lo cogieron los perros y entre ellos y el hombre lo mataron. Después, lo tiraron en el corral y lo dejaron allí enseñando los dientes.

Dorian, que había trepado a un roble, estuvo mirando todo lo que había pasado, y cuando vió que habían marchado todos, se bajó del roble y, acercándose al zorro, le dijo:

-Eh, mil mañas, te ríes o amenazas? Tú con las mil y el saco y ganó con una y media el gato!


Dorian hizo un pouco de trampa y me contó un cuento que antes había leido en un libro que me cogió. El libro es:
Contos Populares. Maruxa Barrio, Enrique Harguindey. Ed. Galaxia




18 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Dilaida:

Si utilizamos las mañas para el mal en vez del bien, males nos harán también.

Abrazos.

emejota dijo...

Qué bien he aprendido que rajoy en galego significa palillo. Que me encantan las imágenes de gatos que salen y las de flores, caballos y demás. Bico.

paideleo dijo...

Rajoy e a súa comandita son os raposos de vinte uñas.

RGAlmazán dijo...

Preciosa fábula. Esperemos que los mil mañas tengan su merecido.
Bicos

Salud y República

Juan Carlos dijo...

Una maña, si buena, llega; mil, si malas, no valen para nada
Salu2

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una fábula bien bonita, Dilaida. Me gusta.
Creo que tú tienes mucha maña para fabular, lo haces requetebién (también te lo diría Samaniego si levantara la cabeza).

A ver si todos los zorros que campean ufanos acaban como el de tu fábula, que merecido lo tienen.

Bicos siempre.

Eastriver dijo...

Los que van de listos tendrían que acabar todos como el raposo... Te juro que aplaudía (sanguinario que me están volviendo entre unos y otros, jajajja)

Anna Devert dijo...

Qué fábula más bonita, Dilaida, y que bien entra, con los tiempos que corren.

Besos para ti y para esa preciosidad de gato.

mariajesusparadela dijo...

Éche ben peor que mil mañas...

MAMÉ VALDÉS dijo...

Me dan miedo los que dicen poseer tantas mañas, prefiero a los torpes... en este caso me quedo con el gato, un saludo.

rivela dijo...

Esta fábula ven que nin pintada para estes tempos que correm. biquiños

Maripaz Brugos dijo...

Como bien dice Isabel, tienes maña para componer fábulas, lo haces de miedo, eres muy habilidosa...jejeje
Biquiños

Rita dijo...

Muy acertado el titulo, Dorian es muy guapo, es igual que mi Lao, solo que el mío está viejiño, preciosa la foto
Bicos

zeltia dijo...

encantoume a maneira de contar a fábula!
non foi ata o final co de ti ris ou regañas? que me percatei que coñecía a fábula.

gustoume moito!
e o dorian é moi lindo, sí, tanto coma as flores.

José Vte. dijo...

Buena fábula de que no hay que ir de listo porque a todo cerdo le llega su San Martin.
No sabía que Rajoy significaba palillo, jejeje, gracioso.

Un abrazo

Raposo dijo...

Tereino en conta polo que me toca, he, he!!

Aldabra dijo...

muller, eu penso que Rajoy e toda a súa tropa non enganan, ¿alguén esperaba outra cousa deles?
bqñs,

José Vte. dijo...

Vaya, siento la confusión de Rajoy y el palillo, lástima, quedaba gracioso, jejeje.

Un abrazo