miércoles, 3 de junio de 2009

A raposa á que se lle encheu o seu ventre


imaxe tomada da internet

Unha raposa famenta atopou no tronco dunha aciñeira uns pedazos de carne e de pan que uns pastores deixaran escondidos nunha cavidade. E entrando na devandita cavidade, comeu todo.

Pero tanto comeu que lle medrou tanto o ventre que non puido saír. Empezou a xemer e a laiarse do problema en que caera.

Por casualidade pasou por alí outra raposa, e oíndo os seus laios achegouse e preguntoulle que lle ocorría. Cando se decatou do acaecido, díxolle:

- Pois quédate tranquila irmá ata que volvas ter a forma en que estabas, entón de seguro poderás saír facilmente sen problema!

Con paciencia resólvense moitas dificultades.

3 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Cierto, cierto. Pero qué larga puede hacerse la espera

mariajesusparadela dijo...

pois, ainda menos mal que non quedou preñada...

Tere dijo...

¡Qué sentido del humor el de Mª Jesús! ¡imagina al pobre animal ahí atrapada durante toda una preñez,que yo no sé cuántos meses serán en este caso.
En cuanto a la fábula,¡cuánta razón!aunque en este caso era mejor haberlo pensado antes.
Ayer tarde estuve un rato viendo la televisión gallega por Digital +,era un programa de cine y hablaban del festival de Cans.
Besos