lunes, 28 de septiembre de 2009

Pomona e Vertumnus


Vertumnus e Pomona (1518/22) Francesco Melzi


Vertumnus e Pomona, 1760
(Jean-Baptiste Lemoyne el Joven, 1704–78)


Vertumno e Pomona no Xardín do Palacio de Verán de Pedro I en St. Petersburg

A historia de Vertumnus e Pomona foi o único relato puramente latino na Metamorfose (XIV 622-772) de Ovidio.


Era unha deusa unicamente romana, e asóciase xeralmente coa abundancia, particularmente coa floración das árbores e ademais das froitas, tamén o era da oliveira e da vide. O coitelo de podar, ou a fouce, foron os seus atributos. Detestaba a natureza salvaxe e prefería os xardíns coidados: ningunha deidade coñecía coma ela a arte do seu cultivo e o das árbores froiteiras. Pomona non sentía ningunha atracción polos homes, a pesar de ser requirida por todos os deuses campestres. Illada do mundo, só consentía que algunhas persoas puidesen achegárselle. Ao principio, rexeitounos ata recibir a Vertumnus,que era unha divindade romana de orixe etrusco (Veltumna ou Voltumna) que personificaba a noción do cambio, da mutación da vexetación durante o transcurso das estacións; presidía a maduración dos froitos durante o verán e atribuíaselle o don de transformarse en todas as formas ou cousas que desexase.
Vertumnus estaba perdidamente namorado dela, pero ela non acaba por ceder ás súas pretensións. Este valeuse dunha artimaña para achegarse e falarlle: disfrazado como unha vella muller, foi felicitala polas froitas das súas árbores e abrazouna de bo corazón. Entón, mostroulle un olmo enlazado por unha vide e comezou a defender a causa do amor. Logo, contoulle a historia de amor de Anaxárete:


Anaxárete era unha rapariga chipriota do sangue real de Teucro Telamónida que foi amada con demasía polo mozo humilde Ifis; tanto así que este acabou aforcándose á porta da súa casa pola dor que sentía do rexeitamento da princesa. Antes de exhalar o seu último alento pediu vinganza aos deuses e unha fama inmensa. Afrodita, para compracelo, transformou a Anaxárate nunha estatua de pedra mentres estaba observando por curiosidade os funerais do desgraciado raparigo, a cal aínda se pode ver nun dos seus templos: coñécena co nome da Contemplante.



Ao fin, vendo a Pomona fascinada pola historia, Vertumnus mostroulle o seu verdadeiro rostro, resplandecente de mocidade e saúde. Pomona non puido resistirse e aceptou o seu amor.





Versión en castelán


La historia de Vertumnus y Pomona fue el único relato puramente latino en la Metamorfosis (XIV 622-772) de Ovidio.

Era una diosa únicamente romana, y se asocia generalmente con la abundancia, particularmente con la floración de los árboles y además de las frutas, también lo era del olivo y de la vid. El cuchillo de podar, o la hoz, fueron sus atributos. Detestaba la naturaleza salvaje y prefería los jardines cuidados: ninguna deidad conocía como ella el arte de su cultivo y el de los árboles frutales. Pomona no sentía ninguna atracción por los hombres, a pesar de ser requerida por todos los dioses campestres. Aislada del mundo, sólo consentía que algunas personas pudieran acercársele. Al principio, rechazó hasta recibir el Vertumnus, que era una divinidad romana de origen etrusco (Veltumna o Voltumna) que personificaba la noción del cambio, de la mutación de la vegetación durante el transcurso de las estaciones. Presidía la maduración de los frutos durante el verano y se le atribuía el don de transformarse en todas las formas o cosas que deseara. Vertumnus estaba perdidamente enamorado de ella, pero ella no acaba por ceder a sus pretensiones. Este se valió de una artimaña para acercarse y hablarle: disfrazado como una vieja mujer, fue a felicitarla por las frutas de sus árboles y la abrazó de bueno corazón. Entonces, le mostró un olmo enlazado por una vid y comenzó a defender la causa del amor. Luego, le contó la historia de amor de Anaxárete:

Anaxárete era una muchacha chipriota de la sangre real de Teucro Telamónida que fue amada con demasía por un chico humilde Ifis; tanto así que este acabó ahorcándose a la puerta de su casa por el dolor que sentía del rechazo de la princesa. Antes de exhalar su último aliento pidió venganza a los dioses y una fama inmensa. Afrodita, para complacerlo, transformó a Anaxárate en una estatua de piedra mientras estaba observando por curiosidad los funerales del desgraciado muchacho, la cuál aún se puede ver en uno de sus templos: la conocen con el nombre de la Contemplante.


Al fin, viendo a Pomona fascinada por la historia, Vertumnus le mostró su verdadero rostro, brillante de juventud y salud. Pomona no pudo resistirse y aceptó su amor.

5 comentarios:

Felipe dijo...

Siempre que vengo por aquí me voy con más sabiduría.Vengo a aprender y bien que lo consigo.

Gracias

Besos

mariajesusparadela dijo...

O fin, Pomona, sería blandiña coma unha mazá, unha pataca ou un tomate que pomas son as tres (neste tempo do Pomodoro, aproveitémonos...)

Isabel Romana dijo...

Bueno, bueno, menudo pillin estaba hecho el dios. ¿No contenia esa historia una amenaza velada? Asi que la mujer que no correponda a un amor de varon, puede ser convertida en piedra... Besitos sonrientes, querida amiga.

Blanca Andreu dijo...

Yo creo que la diosa la convierte en piedra no por su rechazo, sino por ser despiadada ante la muerte de Vertumno. Dice que estaba presenciando los funerales "Con curiosidad", como si no fuera con ella, y eso tenía que pagarlo pasando a representar por fuera lo que era por dentro: piedra.

La historia es muy interesante. Me alegro de que termine bien.

Cosmo dijo...

Es una historia interesante,parece como si ya en aquel tiempo se hubiera descubierto todo en lo relativo al sentir,el sexo femenino no tiene remedio,se deja engatusar con malas artes.Abrazos