jueves, 5 de noviembre de 2009

O medo



Sempre fun moi medrosa, aló na prehistoria, cando era nena combatía o medo cantando, isto ocorreu mentres non me dei conta do mal que o facía.
Este poema describe moi ben o que eu sentía, a vella do poema para min era a voz da miña avoa que dende que a perdín xamais me abandoou o medo.


Cando o corvo da noite se pousaba
nas derradeiras luces do solpor
os meus ollos de neno
enchíanse de bágoas e de lóstregos.

O vento que fungaba nas vereas
era un home langrán envolto en brétema
cun fol ó lombo para levar meniños

As árbores semellaban
pantasmas de cabalos desbocados
galopando os eidos.

Un medo que me viña
das raíces do mundo
tremíame no sangue,

Pasaba o xornaleiro asubiando
con dous luceiros prendidos na aixada,
e eu tiña medo.

Pasaba o cazador
con abafantes cans
arrecendendo a toxos e carqueixas
e eu tiña medo.

Pasaban de ruada os fortes mozos
que voltaron da guerra tan contentos,
e eu tiña medo.

Ao pasar ó meu lado e verme os ollos,
alporizados, pasmos, dicíanme:
"Non teñas medo"
e eu tiña medo.

Solo cando chegaba ós meus ouvidos
a doce voz de mel da miña vella,

eu xa non tiña medo.

Agora non comprendo
como aquel ser cativo,
aquela vella nena tan feble,
(nos seus ollos azuis
había luces de amenceres novos)
podía escorrentar tan grande medo.

Celso Emilio Ferreiro, O soño sulagado




Versión en castelán


Siempre fui muy miedosa, allá en la prehistoria, cuando era niña combatía el miedo cantando, esto ocurrió mientras no me di cuenta de lo mal que lo hacía. Este poema describe muy bien lo que yo sentía, la vieja del poema para mí era la voz de mi abuela que desde que la perdí jamás me abandoou el miedo.

Cuando el cuervo de la noche se posaba
en las últimas luces del atardecer
mis ojos de niño
se llenaban de lágrimas y de relámpagos.

El viento que bufaba en los caminos
era un hombre holgazán envuelto en niebla
con un odre a la esplada para llevar niños

Los árboles semejaban
fantasma de caballos desbocados
galopando los campos.

Un miedo que me venía
de las raíces del mundo
me temblaba en la sangre,

Pasaba el jornalero silbando
con dos luceros prendidos en la azada,
y yo tenía miedo.

Pasaba el cazador
con abafantes perros
oliendo a tojos y carquesias
y yo tenía miedo.

Pasaban de fiesta los fuertes mozos
que volvieron de la guerra tan contentos,
y
yo tenía miedo.

Al pasar a mi lado y verme los ojos,
alterados, pasmados, me decían:
"No tengas miedo"
y yo tenía miedo.

Sólo cuando llegaba a mis oídos

la dulce voz de miel de mi vieja,

yo ya no tenía miedo.


Ahora no comprendo
como aquel ser pequeño,
aquella vieja niña tan endeble,
(en sus ojos azules
había luces de amaneceres jóvenes)
podía ahuyentar tan grande miedo.

5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

O medo é un bo sistema de protección.

Aldabra dijo...

pues eu tamén de cativa fun moi medrosa pero agora xa non son tanto, tal me vale.

biquiños,

Rita dijo...

Que bonito era cuando nuestra abuela o madre nos auyentaban el miedo, que grandes eran, un bico amiga

Ciberculturalia dijo...

Que precioso poema y que maravilloso recuerdo el de nuestras abuelas, verdad?

Un beso

Cosmo dijo...

Sigo siendo miedosa ,aunque me los suelo reservar por no influir demasiado a mis hijos y porque son demasiados miedos.Besos