lunes, 9 de noviembre de 2009

As palabras


Cogordo, chouparro (Lepiota proceda)

Níscalos (Lactarius deliciosus)

Días de choiva e cogumelos




Vou escribindo versos,
levantando palabra tras palabra,
un libro para os teus ollos,
unha pequena casa
na soidade do mundo,
no outeiro da montaña.

Vou escribindo versos,

palabra tras palabra,
contraditoriamente.

Digo unhas veces si, metade da alma,
digo outras veces non
e perdo o rumbo e a esperanza.

Digo si, se ti estás
nos meus eidos, amada.
Penso que mereceu vivir
solo por atoparte a ti, rapaza,
soamente por un bico
dos teus beizos de agua.

Non aturo a inxustiza e a crueldade
benditas por hisopos e campás.
E para acabar, non podo
andar da morte na compaña.

Digo non, digo si,
unha palabra afirma, outra palabra
—digo si, digo non—,
nega, blasfema, mata.
Do si para o non, do non para o si,
a alma dividida e anguriada
vai levantando versos cada tarde,
pedra tras pedra na montaña.

Un día heime deitar a mal morrer,
e quedarei sen mans e sen palabras,
un día heime deitar...

Por iso agora teño que xuntalas,
e erguelas ben de présa
e con elas facer a nosa casa.

Non. O vento no teu colo, Antón Tovar



Versión en castelán


Voy escribiendo versos,
levantando palabras tras palabra,

un libro para tus ojos,

una pequeña casa

en la soledad del mundo,

en la colina de la montaña.


Voy escribiendo versos,

palabra tras palabra,

contradictoriamente.


Digo unas veces sí, mitad del alma,

digo otras veces no

y pierdo el rumbo y la esperanza.


Digo sí, si tu estás

en mis campos, amada.


Pienso que mereció vivir

solo por encontrarte a ti, chavala,

solamente por un beso

de tus labios de agua.


No aguanto la injusticia y la crueldad

benditas por hisopos y campanas.

Y para acabar, no puedo

andar con la muerte en compaña.


Digo no, digo sí,

una palabra afirma, otra palabra
,
-digo sí, digo no-,

niega, blasfema, mata.


Del sí para el no, del no para lo sí,

el alma dividida y angustiada

va levantando versos cada tarde,

piedra tras piedra en la montaña.


Un día me he de acostar para mal morir,

y quedaré sin manos y sin palabras,

un día me he acostar...


Por eso ahora tengo que juntarlas,

y levantarlas muy de prisa

y con ellas hacer nuestra casa.

6 comentarios:

Groucho dijo...

HOLA DILAIDA,LA POESIA TRISTE... MELANCOLICA, EL NISCALUS, DELICIOSO,
POR AQUI SE LLAMAN ROVELLONS E IR A "CAZARLOS" ES CASI UNA OBLIGACIÓN.
SALUD.

RGAlmazán dijo...

Precioso y bello poema. Y las setas de impresión.
Bicos.

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Tovar, Tovar, para min, dos grandes.

As setas, tamén das grandes. Eu, cando acorde sair, xa se estragaron.

paideleo dijo...

As grandes chámanas de paraghuas en Arbo pero por Pantón chámanlle zarrotas.

Felipe dijo...

¡exquisito poema!


de palabras
como razones que no razonan
de versos
que zascandilean en variaciones de tempranas amanecidas
de dudas
para ampliar y otear el horizonte
de pequeños ojos
para miradas incompletas


Bicos

Cosmo dijo...

El poema me emociona,rapaza,los productos me asombran.Ayer,casualmente,mientras hablábamos Patry y y yo,Arguinano (no tengo n)manejaba unos productos de tanta calidad que así cualquiera hace cosas ricas, ricas, dais envidia, pero,claro que lo trabajáis a conciencia.
Rapaza tb se decía en mi pueblo, es tierno como guaje,al.lota,nina.
Abrazos,amiga,me tocaba consultas,pero me duele de cadera hasta los pies y como no es urgente,iré "dema"( jolines con el teclado americano )sin n con tejadito .Me toca reposo un ratito más .Siempre me acuerdo de ti.Los vocablos de las dubidas también se nos colaron es castellano.He de pasar a ver a Dali .