viernes, 1 de octubre de 2010

Cousas de todos os días


Mixa, o gatiño branco era fillo dela a outra gatiña foi adoptada


Unha señora do barrio, a típica que non perde a misa ningún día, á que encontras a calquera hora na rúa murmurando e facéndolle traxes á medida a calquera veciño. Entra no supermercado, despois de estar falando na rúa, e vai pedíndolle a todo o mundo que a deixe pasar que anda moi apurada.

Unha moza cun neno de uns 3 anos, déixaa pasar diante, e a muller moi amable, fálalle ao rapaz e pregúntalle como se chama; como o neno non contesta, a moza dille "chámase Andre". A muller engurra o nariz e dille "será Andrés", "non", contesta a moza "é André". Entón a muller dille "Pues si vivís aquí tenéis que usar los nombres que tenemos aquí, que eres familia del que está pidiendo en la puerta"?

A moza non contestou, simplemente preferiu ignorar o comentario, eu quedeime coas ganas de pór a "zugacirios" no seu lugar, pero optei por ignorala tamén.


Hai tempo na porta do supermercado estaban sempre 3 ou 4 mendigos, normalmente romaneses, un día chegou o que está agora, autóctono, e non sei o que fixo, pero botou aos outros e quedouse el só co negocio.


Chega as 9 da mañá e vaise pola noite, ás veces fai un descanso e vai tomar un café ao bar ou a mercar tabaco. Segundo lle contou a unha das miñas fillas, que se interesou pola súa vida, está a sacar diariamente uns 100 €. Ninguén diría que está a pedir, el ponse na porta, como se fose o porteiro e axuda de cando en vez as persoas maiores que van con moita carga.
Este home chámase André e é galego.



-> Versión en castelán



Una señora del barrio, la típica que no pierde misa ningún día, a la que encuentras a cualquier hora en la calle murmurando y haciéndole trajes a medida a cualquier vecino.


Entra en el supermercado, después de estar hablando en la calle, y va pidiéndole a todo el mundo que la deje pasar que anda muy apurada.
Una chica con un niño de unos 3 años, la deja pasar delante, y la mujer muy amable, le habla al niño y le pregunta cómo se llama; como el niño no contesta la joven le dice "se llama Andre". La mujer arruga la nariz y le dice "será Andrés", "no", contesta la joven "es André".

Entonces la mujer le dice
"Pues sí vivís aquí tenéis que usar los nombres que tenemos aquí, ¿qué eres familia del que está pidiendo en la puerta"?

La joven no contestó, simplemente prefirió ignorar el comentario, yo me quedé con las ganas de poner a la "chupacirios" en su lugar, pero opté por ignorarla también.



Hace tiempo en la puerta del supermercado estaban siempre 3 o 4 mendigos, normalmente rumanos, un día llegó el que está ahora, autóctono, y no sé lo que hizo, pero echó a los otros y se quedó él sólo con el negocio.


Llega a las 9 de la mañana y se va por la noche, a veces hace un descanso y va a tomar un café al bar o a comprar tabaco. Según le contó a una de mis hijas, que se interesó por su vida, está sacando diariamente unos 100 € . Nadie diría que está pidiendo, él se pone en la puerta, como si fuera el portero, ayuda de vez en cuando las personas mayores que van con mucha carga.
Este hombre se llama André y es gallego.

16 comentarios:

Marcos dijo...

Estou orgulloso porque no meu país se fala o galego. Para min é unha honra. Dígoo de corazón.
O resto é ignorancia e escurantismo.
Bicos e saúdos progresistas de Madrid.

Eastriver dijo...

Efectivamente son cosas de todos los días... No todo es tan fácil como parecen indicar las recetas de los que evitamos.

Juan Carlos dijo...

Hola Dilaida. No me ha llegado nada al correo pero tampoco se a cuál mandaste. Es jcfs@wanadoo.es
Un saludo

Ángeles Hernández dijo...

Pues el "mendigo autóctono· se hace su capitalito, sin arriesgar ni invertir. Lástima que tuviera que echara los extranjeros, claro que siendo cuatro tocaban a menos.

André ¿no es un patronímico gallego?.

Un saludo Á

mariajesusparadela dijo...

André non fixo folga, seguro. Eu, con ese soldo tampouco a faría, porque veñen sendo tres mil euros ó mes, libres de impostos...

Encántame a foto, hai que ver a afouteza do fillo propio, parece que vai decindo "olla para ahí".

Pois, sí, hai que ter nome de aquí, ela chamarase Mª del Carmen...¿ou Carmiña?

RGAlmazán dijo...

Qué puñetera manía de traducir los nombres. Esa señora meapilas si no le pone la ese revienta. Habéis hecho bien en no contestarla, es una mendruga.
Se ve que en el mundo limosnero la competencia y la prioridad nacional también existe, y así, André el mendigo se ha quitado del medio a los mendigos rumanos. Es un mamón por mucho que gane.

Salud y República

Isabel Martínez Barquero dijo...

Los sitios de la calle los tienen delimitados los mendigos y cada cual ocupa el suyo y ojo como se lo usurpen. Esta costumbre -que veo que también practican en Galicia- siempre me sorprende. Un oficio con sus pautas, como los gorrillas para aparcar. A saber cuántos sacan, que muchos céntimos suman al cabo del día.
Por lo demás, qué absurda la señora peringotada.
Bicos.

Ciberculturalia dijo...

Además de la estupidez de la señora chupacirios con el nombre de André, también se pone de manifiesto la lucha entre mendigos por sobrevivir y eso tan arraigado en nuestras conciencias (que por cierto tanto daño hace) del sentido de pertenencia.

Me ha gustado mucho tu entrada. Un beso

Dilaida dijo...

Gracias a todos por comentar, no suelo contestar, pero Ángeles Hernández me hace una pregunta.

Efectivamente Ángeles, André es un nombre gallego, ahí está el chiste, que el niño lleva un nombre gallego, pero a la chupacirios le suena mal porque ella habla castrapo.

AROBOS dijo...

Eso de respetar los nombres en su propia lengua está bien. De acuerdo. Lo de marcar territorio, echar a otros mendigos y apropiarse del lugar, ya no me parece tan bien.

Por cierto, ¿qué es castrapo?

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Dilaida:

El respeto por la gente y su cultura también son parte de la sana convivencia.

Gracias por visitarme,

abrazos.

Rita dijo...

Es la clásica señora que me gusta tener lejos, no las soporto, me quedo con tus gatitos que por cierto son una monada, la verdad es que me gustan todos los gatos, ellos no tienen esos problemas, son más honestos y cariñosos
bicos

Felipe dijo...

Nos pones de manifiesto dos cosas:

1/el desprecio a una lengua tan singular

2/la necesidad de sobrevivir como sea y al precio que sea por mucho que parezcan 100 €

Bicos

Txema dijo...

La chupacirios o meapilar responde a un tipo de gallego que siempre me ha fastidiado: el que desprecia a su país y su cultura.

Claro que si ven el ejemplo de sus gobernantes...

Bicos

Maripaz Brugos dijo...

Las señoras chupacirios, no las soporto!!

Caramba con el sueldo limpio que saca el mendigo, no me extraña que aleje a los demás...la lucha por sobrevivir es dura.

La foto de los gatos es una preciosidad.

Aldabra dijo...

ess mulleres poñen dos nervos a calquera, habería que decirlles catro cousas ben-ditas.

biquiños,