martes, 2 de agosto de 2011

A campá da casa do cego (Concurso Paradela)




->Versión en galego

Disque el quedara cego cando aínda era un meniño, foi por culpa dunha enfermidade desas que se teñen cando somos pequenos. Sempre foi moi raro e nunca o viron falar cos veciños, só saudaba ao pasar e pobre do rapaz que se lle puxese no camiño, zorregáballe co caxato. Non sabemos onde coñeceu a aquela muller, pero un día apareceu con ela na aldea e dende aquela vivían os tres, o can, a muller e o cego. Ela parecía boa muller e non che era mal feita, non sei como puido arrimarse a el. Tíñaa sempre controlada, cando ela se paraba con alguén a falar, el tocaba esa campá que ten colgada na porta e se non chegaba ao instante, ao pasar por o seu carón soltáballe un golpe co caxato. O malnacido ver non vía, pero tíñache unha puntería de carallo, contoume Antón que un día cando estaba nas cepas que estreman coa súa horta, viu como lle tiraba un sacho e lle deu con el na cabeza, despois ela fuxiu correndo cara á casa coa cabeza chea de sangue.
Disque un día ela desapareceu e non se soubo máis dela, hai quen di, que aproveitou cando el estaba durmindo e fuxiu andando ata a cidade. O cego pasou aquela mañá tocando a campá, segundo ían pasando as horas o badalo soaba máis forte, parecía que ía romper, ao final meteuse dentro da casa. Un bo día, din que o viron saír cun saco ao lombo, ía acompañado do can e colleron o camiño que leva ao río. Dende aquela, hai días que se escoita, á noitiña, unha ou dúas badaladas, hai quen di que é o vento, pero soa tan triste que máis ben parece outra cousa. Os rapaces xogando, de cando en vez, poñen como reto ir tocar a campá, na aldea están convencidos que na casa do cego hai pantasmas.


->Versión en castelán

Por lo visto él se había quedado ciego siendo un niño, fue por causa de una enfermedad de esas que se tienen cuando somos pequeños. Siempre fue muy raro y nunca lo vieron hablar con los vecinos, sólo saludaba al pasar y pobre del chaval que se le pusiera en el camino, le daba con el bastón. No se sabe donde conoció a aquella mujer, pero un día apareció con ella en la aldea y desde entonces vivían los tres, el perro, la mujer y el ciego. Ella parecía una buena mujer y no era fea, no sé como pudo arrimarse a él. La tenía siempre controlada, cuando ella se paraba con alguien a hablar, él tocaba esa campana que está colgada en la puerta y si no llegaba al instante, al pasar a su lado le soltaba un golpe con el bastón. El malnacido, ver no vía, pero tenía una puntería de carajo. Me contó Antón que un día cuando estaba en la viña que linda con su huerta, vio como le tiraba un sacho y le daba con él en la cabeza, después ella huyó, corriendo hacia la casa, con la cabeza llena de sangre.
Por lo visto un día desapareció y no se supo más de ella, hay quien dice, que aprovechó mientras él estaba durmiendo y huyó andando hasta la ciudad. El ciego pasó aquella mañana tocando la campana, según iban pasando las horas el badajo sonaba más fuerte, parecía que iba a romper, al final se metió dentro de casa. Un buen día, lo vieron salir con un saco a cuestas, iba acompañado del perro y cogieron el camino que lleva al río. Desde entonces, algunos días se escucha, al anochecer, una o dos campanadas, hay quien dice que es el viento, pero suena tan triste que más bien parece otra cosa. Los niños jugando, de vez en cuando, ponen como reto ir a tocar la campana, en la aldea están convencidos que en la casa del ciego hay fantasma.

24 comentarios:

zeltia dijo...

unha historia que lembra as historias reais... nós mesmos somos os nosos peores enimigos da nósa propia felicidade.

gustoume moito.

Anna Jorba Ricart dijo...

Este sonido de campana tocado por este ciego maltratador, no es un sonido amigo....y el fantasma de la casa se lo debia de haber llevado a él en el saco hacia el rio.
Mis saludos Dilaida.

MariluzGH dijo...

Terrorífico relato. Malnacido ciego... ea, mejor me callo :(
Suerte!!

dos abrazos grandes

Montserrat Sala dijo...

Muy terrorifica historia, supongo que es fantasia. no en valde los gallegos sois unos maestros en este género.

otra iniciativa que aplaudo. La presentación en la legua propia. Te deseo un monton de votos.Suerte.

Txema dijo...

Muy bueno, me gusta este relato.

bicos

RGAlmazán dijo...

Precioso relato. Me ha gustado. Bicos.

Salud y República

Aldabra dijo...

é unha historia estupenda, encantoume.

e ten todos os ingredientes das nosas historias galegas.

noraboa, ogallá gañes o concurso.

biquiños,

Anusky66 dijo...

que cabronazo!!
la historia engancha en ambas lenguas , un relato duro ,pero muy bien narrado.

Un bico

mercedespinto dijo...

Muy buena historia, y bien narrada, que daría para un best seller de terror.
Desde luego, la imaginación al poder. Increíble lo que uno encuentra en este concurso.
Saludos y mucha suerte.

mercedespinto dijo...

Muy buena historia, y bien narrada, que daría para un best seller de terror.
Desde luego, la imaginación al poder. Increíble lo que uno encuentra en este concurso.
Saludos y mucha suerte.

mariajesusparadela dijo...

Muy gallega, muy real y muy dura.
Todo junto, que es como se hacen las buenas historias.

Jose Vte. dijo...

Me encantan estas historias, leyendas, en ocasiones, de los pueblos, mitad relidad mitad fantasía. Esta es sobrecogedora, llega a poner la carne de gallina.
Es fantástica.

Mucha suerte en el concurso

Un abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me he reído a carcajadas cuando lo llamas "malnacido" o dices que tenía una "puntería de carajo". Eres grandemente expresiva, Dilaida, y no te arredras ante términos de los que otros huyen, quizá por cursilería, quizá por falta de entereza.
Un relato con todos los gérmenes de una leyenda.
Mi enhorabuena y que tengas mucha suerte.
Bicos.

Maripaz Brugos dijo...

Uff,que buen relato!!
Lo has bordado...ese malnacido que se pudra en los infiernos con bastón y todo.
Te felicito!

nocheinfinita dijo...

Muy buen relato, qué miedo....

Un saludo

emejota dijo...

Magnífico relato, me has tenido en vilo. Beso.

ana dijo...

Una historia de miedo pero bien contada, las campanas a veces suenan así, a misterio.

Mucha suerte y un abrazo.

yraya dijo...

Un relato duro, pero muy bueno.
Desde luego hay un nivel, que a la hora de votar, tendré muchas dudas.
Saludos

Concha López Fernández dijo...

Semella unha lenda de tantas que percorren as nosas terras.
Gustoume!

San dijo...

Historia con suspense. Ese ciego que no ve pero acierta en la pedrada, ya podía haber rebotado en su cabeza de malnacido. Y ese fantasma....
Buen relato te deseo suerte.
Un abrazo.

paideleo dijo...

Fermosa historia e diría eu que semella real.
Non che desexe sorte porque cun relato así non a precisas.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Dilaida:

Vaya suerte la de la mujer, terminar metida en un saco y echada al río, y el ciego muerto de remordimiento, convertido en un fantasma.

¿O tal vez, la mujer si huyó realmente?... Me queda la duda.

Un cuento muy bien tramado,
felicitaciones.

Un abrazo, gracias por visitarme.

Xan dijo...

O tañir das campás soan a cego morto sen can que lle ladre.
Un bo relato. Sorte.
Saúdos

Anna Jorba Ricart dijo...

Dilaida...
He dejado de publicar en el blog pues necesito descanso mental y fisico.
Supongo que te habrá llegado el email para que tomeis el relevo en la Sabiduria de Sancho.
De vez en cuando pasaré a comentar.
Besos.