lunes, 28 de noviembre de 2011

O outono e Rosalía

Este é un poema de Rosalía de Castro, do seu libro "En las orillas del Sar" (Los Tristes V). O orixinal está en castelán, a tradución ao galego é miña.

Este es un poema de Rosalía de Castro, de su libro "En las orillas del Sar" (Los Tristes V). El original está en castellano, la traducción al gallego es mia.


Unha rosa de finais de novembro


En cada fresco abrocho, en cada rosa ergueita,
cen pingas de orballo brillan ao sol que nace;
mais el ve que son bágoas que derraman os tristes
ao fecundar a terra co seu precioso sangue.

versión original

En cada fresco brote, en cada rosa erguida,


cien gotas de rocío brillan al sol que nace;
mas él ve que son lágrimas que derraman los tristes

al fecundar la tierra con su preciosa sangre.



O chayote cidrayota, chayota, tayota, papa do aire

Enchido está o ambiente de agradables aromas,
as augas e os ventos cadenciosos murmuran;
mais el sente que roxen co xordo clamoreo
de sufocados berros e de ameazas mudas.

versión original

Henchido está el ambiente de agradables aromas,


las aguas y los vientos cadenciosos murmuran;


mas él siente que rugen con el sordo clamoreo


de sofocados gritos y de amenazas mudas.




Posta de sol 25 de novembro


Non hai dúbida! De cen astros novos a luz radiante
até as máis recónditas profundidades chega;
mais os seus fermosos raios
xamais na contorna súa rompen a bruma espesa.


versión original

¡No hay duda! De cien astros nuevos la luz radiante


hasta las más recónditas profundidades llega;
mas sus hermosos rayos
jamás entorno suyo rompen la bruma espesa.



Rosa de finais de novembro


Da esperanza, onde medra a flor ansiada?
para el, en calquera parte ao xermolar agóstase,
xa baixo as xeadas do egoísmo estéril,
ou xa do desengano á minguada sombra.


versión original

De la esperanza, ¿en dónde crece la flor ansiada?


para él, en dondequiera al retoñar se agosta,
ya bajo las escarchas del egoísmo estéril,


o ya del desengaño a la menguada sombra.


Últimos caquis deste ano

E en balde o mar extenso e as veigas fecundas,
os paxaros, as flores e os froitos que sementan!
Para o desherdado, só hai baixo os ceos
esa quietude sombría que infunde a tristeza.


versión original

¡Y en vano el mar extenso y las vegas fecundas,

los pájaros, las flores y los frutos que siembran!

Para el desheredado, sólo hay bajo los cielos

esa quietud sombría que infunde la tristeza.


9 comentarios:

Rita dijo...

Que bonitos versos y en el fondo una tristeza, me gusta Rosalía, las fotos preciosas
Bicos

Txema dijo...

La gran Rosalía, ¡que poco conocida es en la actualidad!

saludos

RGAlmazán dijo...

Bello poema y comprometido. Las fotos son un complemento ideal.
Bicos

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Preciosas fotos.

Felipe dijo...

Hoy sólo te digo que el nuevo look del blog ne ha gustado muchísimo(música incluica)

¡Felicidades!

Bicos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué entrada más bonita, Dilaida. Rosalía de Castro y esas fotos tan preciosas. Un auténtica hermosura deslizarse entre versos y atardeceres vestidos de calidez.
Gracias por tanta belleza y recibe un sentido abrazo.

paideleo dijo...

Xa virán tempos menos nostálxicos. Tranquila.

Aldabra dijo...

estos versos son mais difíciles de dixerir, mais complicadas de ver as imaxes...

non é como as fotos, que un queda prendado delas ó primer vistazo.

moi fermosas, tamén a que deixaches na cabeceira do blog.

noraboa.

biquiños,

don vito andolina dijo...

Hola,preciosas letras van desnudando lentamente la pura y genuina belleza de este germinal blog,si te va la palabra justa,la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos rebeldes...