martes, 3 de enero de 2012

Unha fábula e flores en xaneiro



Mentres un cangrexo ía camiñando sinuosamente marcha atrás, golpeou as súas costas nos arrecifes das augas. Disque a súa nai, co desexo de que avanzase con paso áxil, deulle uns consellos: "Non andes sinuosamente, fillo, nin botes cara atrás os teus pés tortos; máis ben, dirixe en líña recta os teus andares con esforzo e dá pasos seguros cara adiante".
O fillo respondeulle :
"Fareino, se ti vas diante miña; se me ensinas o camiño recto, eu seguireite con máis seguridade".


Versión en castelán

Mientras un cangrejo iba caminando sinuosamente marcha atrás, golpeó su lomo en los arrecifes de las aguas. Por lo visto su madre, con el deseo de que avanzase con paso ágil, le dio unos consejos: "No andes sinuosamente, hijo, ni eches hacia atrás tus pies torcidos; más bien, dirige en línea recta tus andares con esfuerzo y da pasos seguros hacia delante".
El hijo le respondió : "Lo haré, si tú vas delante de mi; si me enseñas el camino recto, yo te seguiré con más seguridad".


18 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Nos meus tempos, a mina nai dicía "la virtud, en el ejemplo".
Pero facemos como os curas que din" fai o que eu digo pero non o que eu fago"

Eastriver dijo...

¿Nai es madre? No sabía eso, y me ha gustado mucho. Un abrazo, querida amiga, y feliz año.

Jose Vte. dijo...

Leidas estas palabras junto a las fotografías de estos graciosos y sonrientes muchachitos, es dificil no entender su significado. Que bonito y que complicado es guiar por el camino recto.

Un abrazo y felices reyes

Juan Carlos dijo...

Sí que es difícil enseñar el camino recto, igual que seguirlo
Salu2

RGAlmazán dijo...

Bella fábula. Y el camino siempre recto. Bicos

Salud y República

Felipe dijo...

Es hermosísimo.No lo conocía.Pareciese que el cordón umbilical es para toda la vida.

Bicos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una hermosa fábula. Y es que no se puede exigir a quien enseñamos que haga lo que nosotros no hacemos o, dicho de otro modo: hay que predicar con el ejemplo.

Me gusta mucho el encabezamiento que le has puesto al blog con la explicación de su nombre. Me gusta Groucho.

Bicos, querida Dilaida.

emejota dijo...

Así es la vida, talmente. Bellísima y realista entrada. Si bien no conviene olvidar que un cangrejo nunca debería aspirar a ser un ave o cualquier otra cosa y debería caminar como lo hace su especie, eso sí siempre de la mejor manera posible, dentro de la totalidad de sus posibilidades. Bico.
Ahh, y la foto es preciosa.

Encarni dijo...

Ahora acabo de darme cuenta de que Rajoy es un cangrejo, y encima dice que nos lleva por el camino recto, uff.

La fabúla me ha gustado, para dar ejemplo haciendo.

Un abrazo.

zeltia dijo...

me recordaste como ayer mismo un pariente míò, padre de una niña de 20 años, le montaba un drama porque había bebido alcohol el día de fin de año, y mientras, él tenía un whisky en la mano.
Así somos.

Rita dijo...

Bonita y aleccionadora fabula, es difícil enseñar pero el ejemplo es el mejor camino
Bicos

Anna Jorba Ricart dijo...

Unas fotos preciosas, los niños van creciendo y se merecen buenisimos ejemplos...
Te deseo lo mejor, Dilaida.

Concha L. F. dijo...

Para que as crianzas medren cheas de saúde hai que ir indo diante delas, ensinándoas a andar o camiño, pero sen atalas, pois do contrario non medrarán en liberdade.

Feliz 2012.

Raposo dijo...

Unha boa resposta do cangrexo-fillo.
Feliz ano.

Aldabra dijo...

¡que fábula tan bonita!

asi é como tén que ser, dando exemplo... ¿e quén mellor que unha nai para comezar o camiño que deberá seguir o fillo?... aínda que o de ir sempre recto... eso é difícil pero por suposto hai que intentalo.

biquiños,

Chousa da Alcandra dijo...

E que ás veces "diante" está "detrás". Solo é cuestión de virarse.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Ya estoy de vuelta otra vez y con las pilas cargadas, después de las fiestas vuelvo a mi querida bogosfera, poco a poco me iré poniendo al día, un saludo.

felicitat dijo...

Cierto Dilaida, aunque comparto lo que dice mariajesus, decimos que hagan lo que no hacemos o hemos hecho. Yo estoy en ese dilema, claro, el camino recto que yo nunca seguí, como se lo hago seguir a mis hijos... bueno, una hace lo que sabe y puede y se esfuerza en superarse cada día más.
Son preciosos tus niet@s, cada vez mayores... por cierto, qué susto me ha pegado la radio!jajaja.

Besos,