miércoles, 25 de noviembre de 2009

Preguntas



Ando eu dende hai días matinando e matinando e despois de moito matinar por todos os recunchos da miña contorna, non son quen de comprender isto que vou contar.


Hai uns días, estando nunha festa coa miña parella, vin que alí tamén estaba un MALTRATADOR, ao mellor había máis..., pero ao que eu me refiro é un maltratador xulgado e que xa estivo no cárcere, por someter a súa ex-muller a toda clase de atrocidades, ela estivo varias veces ingresada polas malleiras que el lle daba, e hoxe está nunha cadeira de rodas, grazas á derradeira malleira que lle deu.


O que a min non me entra na miña estreita cabeza é,
como despois de saber como é ese home, outra muller pode achegarse a el?.

Alí estaba bailando cunha moza que podía ser case a súa filla, meténdolle man mentres bailaban e mirándonos aos demais con aire de superioridade.


Haberá quen pense que ao mellor a moza non coñecía o seu pasado, pero para os que pensen iso, direilles, que si o coñece, e iso é o que me ten a min tan desorientada e con tantas preguntas sen resposta.


Pode unha muller durmir tranquila ao carón dun home que maltratou a outra muller?


Pode unha nai mirar a un fillo que maltrata a unha muller coma ela, e por riba disculpalo dicindo que lle pegaba porque era unha porca?


Poden uns homes que din que están contra o maltrato, seguir tendo como amigo a un maltratador?


Poden uns veciños saudar a un tipo que deixou a unha muller nunha cadeira de rodas?


Pode, poden... e poderán... mentres a sociedade non marxine a todos estes seres, eles non cambiarán, mentres algún deles siga sendo aceptado na sociedade, isto non rematará.





Versión en castelán


Estoy desde hace unos días cavilando y cavilando y después de mucho cavilar por todos los rincones de mi entorno, no soy capaz de comprender esto que voy a contar.

Hace unos días, estando en una fiesta con mi pareja, vi que allí también estaba un MALTRATADOR, a lo mejor había más..., pero al que yo me refiero es un maltratador juzgado y que estuvo en la cárcel, por someter a su ex-mujer a toda clase de atrocidades, ella estuvo varias veces ingresada por las palizas que él le daba, y hoy está en una silla de ruedas, gracias a la última paliza.

Lo que a mí no me entra en mi estrecha cabeza es, ¿cómo después de saber como es ese hombre, otra mujer pueda acercarse a él?

Allí estaba bailando con una joven que podía ser casi su hija, metiéndole mano mientras bailaban y mirándonos a los demás con aire de superioridad.

Habrá quien piense que a lo mejor la joven no conocía su pasado, pero para los que piensen eso, les diré, que sí lo conoce, y eso es lo que me tiene a mí tan desorientada y con tantas preguntas sin respuesta.

¿Puede una mujer dormir tranquila al lado de un hombre que maltrató a otra mujer?

¿Puede una madre mirar a un hijo que maltrata a una mujer como ella, y por si fuese poco, disculparlo diciendo que le pegaba porque era una cerda?

¿Pueden unos hombres que dicen que están contra el maltrato, seguir teniendo como amigo a un maltratador?

¿Pueden unos vecinos saludar a un tipo que dejó a una mujer en una silla de ruedas?


Puede, pueden... y podrán... mientras la sociedad no margine a todos estos seres, ellos no cambiarán, mientras alguno de ellos siga siendo aceptado en la sociedad, esto no terminará.


8 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Dilaida,

Me uno a ti y a todos y todas las que denuncian esta barbarie que algunos hombres comenten contra las mujeres. A veces uno, como ser humano, siente vergüenza de pertenecer a este género que es capaz de maltratar a sus semejantes, cosa que no hace ningún otro ejemplar de la especie animal. ¡Váyanse al Infierno todos los hombres que tienen la osadía de ponerle encima la mano a una mujer! Ha sido un placer reencontrarete por mi blog.

Un beso, bicos

Antonio

RGAlmazán dijo...

Pues, Dilaida, se vé que algunas pueden. Y éste es uno de los grandes problemas. Muchos hombres son machistas, pero muchas mujeres lo permiten o lo aceptan. Mientras las dos cosas no cambien esto seguirá en pie. Bicos

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Pois ben se ve que poden. Polo menos hasta que reciban a primeira malleira...e, quén sabe...

Naveganterojo dijo...

Esto ya pasa de la verguenza ajena,(que es lo que ese siente al leer casos como el que nos cuentas), al descaro, la desverguenza y la falta de respeto a los demas, pero....lo mas serio es que esa chica que estaba bailando con el, no bailaba con un hombre, bailaba con su desgracia, con su dolor, y con su futuro hipotecado.
Es muy triste.
Un abrazo.
Salud y felicidad

Ciberculturalia dijo...

Lamentablemente esto ocurre y seguirá ocurriendo hasta que la propia sociedad en su conjunto aisle a este tipo de sujetos y tanto mujeres como hombres sepan que con el maltratador, tolerancia cero
Un beso

Aldabra dijo...

¡que razón tes, muller!

é increibel... totalmente.

biquiños.

paideleo dijo...

Hai muitas cousas que non entendo e esta é un exemplo. Supoño que a nai buscará unha xustificación ( xa sabemos: amor de nai ) pero que outra muller se lle arrime ou que a xente o siga tratando coma se non pasase nada, iso si que non o entendo.

Rita dijo...

Si querida Dilaida, todas esas preguntas nos la hacemos todos aquellos que nos horrorizan esas cosas, pero te diré que aparte de que la sociedad en su conjunto los arrincone, aparte de eso, lo más importante es que mientras haya mujeres que admitan ser maltratadas habrá maltratadores, esa es la cuestión y por lo que se, es una situación más difícil de lo que parece, muy difícil, un beso amiga