domingo, 2 de enero de 2011

Do montón


Dorian


Son a que son,

casualidade inconcibíbel


como todas as casualidades.



Outros devanceiros


puideron ter sido os meus


e eu abandonaría


outro niño,


ou me arrastraría cuberta de escamas


de debaixo dalgunha árbore.


No vestiario da natureza


hai moitos traxes.


Traxe de araña, de gaivota, de rato de monte.


Cada un, como feito a medida,


lévase docilmente


ata que se fai tiras.


Eu tampouco elixín,


pero non me queixo.


Puiden ser alguén


moito menos persoal.


Parte dun cardume, dun formigueiro, dun enxame,


partícula da paisaxe sacudida polo vento.



Alguén moito menos feliz


criado para un abrigo de peles


ou para unha mesa do Nadal,


algo que se move baixo un cristal de microscopio.



Árbore cravada na terra,


á que se aproxima un incendio.



Herba arroiada


polo correr de incomprensibles sucesos.



Un tipo de mala estrela


que para algúns brilla.



E se espertase medo na xente,


ou só noxo,


ou só compaixón?



E se nacese non na tribo debida


e se pechasen ante min os camiños?



O destino até agora,


foi benévolo comigo.



Púidome non ser dado


lembrar bos momentos.


Púidoseme privar


da tendencia a comparar.


Puiden ser eu mesma, pero sen que me sorprendese,


o que significaría


ser alguén totalmente diferente.

WISLAWA SZYMBORSKA


-> Versión en Castelán


Del montón

Soy la que soy,

casualidad inconcebible
como todas las casualidades.

Otros antepasados
podrían haber sido los míos
y yo habría abandonado
otro nido,
o me habría arrastrado cubierta de escamas
de debajo de algún árbol.

En el vestuario de la naturaleza
hay muchos trajes.

Traje de araña, de gaviota, de ratón de monte.

Cada uno, como hecho a medida,
se lleva dócilmente
hasta que se hace tiras.

Yo tampoco he elegido,
pero no me quejo.

Pude haber sido alguien
mucho menos personal.

Parte de un banco de peces, de un hormiguero, de un enjambre,
partícula del paisaje sacudido por el viento.

Alguien mucho menos feliz
criado para un abrigo de pieles
o para una mesa navideña,
algo que se mueve bajo un cristal de microscopio.

Árbol clavado en la tierra,
al que se aproxima un incendio.

Hierba arrollada
por el correr de incomprensibles sucesos.

Un tipo de mala estrella
que para algunos brilla.

¿Y si despertara miedo en la gente,
o solo asco,
o sólo compasión?

¿Y si hubiera nacido no en la tribu debida
y se cerraran ante mí los caminos?

El destino hasta ahora ,
ha sido benévolo conmigo.

Pudo no haberme sido dado
recordar buenos momentos.

Se me pudo haber privado
de la tendencia a comparar.
Pude haber sido yo misma, pero sin que me sorprendiera,
lo que habría significado
ser alguien totalmente diferente.
WISLAWA SZYMBORSKA

18 comentarios:

Jose Vte. dijo...

Debemos considerarnos por lo que somos, comprendernos y querernos a nosotros mismos tal y como somos, solo así podremos intentar ser felices.
Un poema magnífico.

Un abrazo

Felipe dijo...

Has escogido un poema de gran autora polaca.Me encanta como escribe esta mujer

Bicos

Chousa da Alcandra dijo...

Nese montón estou eu tamén. E ben ledo que estou!

Bo 2011

RGAlmazán dijo...

Pues sí, somos lo que somos, fruto de la casualidad y hay que aprovecharlo. Dar lo mejor que tengamos y tratar de ser lo mejor que podamos.
Bicos

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Hermoso poema, Dilaida. Para pensar.

Sí, que suerte hemos tenido.

Isabel Romana dijo...

¡Un poema bellísimo para empezar el año! Es sensible y hace reflexionar sobre cosas en las que rara vez lo hago. Y admirarse de ser quienes somos y sentirnos parte de todo lo demás. Un abrazo querida amiga, y feliz año.

Txema dijo...

Querida amiga, muchas veces ya no sé ni lo quien soy y, sobre todo, para qué soy.

En fin, que tengas un buen año.

saludos

Anna Jorba Ricart dijo...

Poema de la Señora de la poesia...
es una suerte ser lo que somos y estar como estamos...aunque todo es mejorable....

Marcos dijo...

Como diría Esquerra Republicana, "Somos como somos, somos como tú".
Saludos progresistas de Madrid.

Rita dijo...

Dorian es el vivo retrato de mi Lao, son igualitos, que lindos y buenos son, me encantan
bicos

Xan dijo...

Se, poderiamos ser eses que vemos en calquera esquina. O individuo é froito das circunstancias, do medio onde se desenvolve. Por iso deberamos ser máis comprensivos, máis humanos.
Bicos

emejota dijo...

Que maravilloso poema, tan realista tan sensible. Muchas gracias Dilaida por publicarlo, recoge muchas las principales inquietudes del espíritu humano. Un fuerte abrazo y feliz entrada de año.

ARO dijo...

Hermoso poema, hondo y sugeridor. Un placer leerlo y reflexionar sobre lo que encierran sus versos.

Aldabra dijo...

Os poemas desta muller son tan sinxelos e maravillosos que emocionan profundamente. Eu descubrinnos fai pouquiño, por medio doutro blog. Biquiños.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bonito poema, no conocía a la autora pero me ha gustado. PEtons.

Encarni dijo...

Esta poeta me sonaba, pero no recuerdo nada suyo. Para mi ha sido un descubrimiento, me quedo con estos versos;

'En el vestuario de la naturaleza
hay muchos trajes.'

Sé que el hábito no hace al monje pero es uno de esos trajes que crea la naturaleza humana.

Supongo que vestirse de una misma es lo que nos hace ser como somos.

Un abrazo fuerte.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Dilaida:

Excelente poema que nos induce a pensar en valorar lo que somos y vivimos.

Gracia por visitarme, feliz 2011.

Abrazos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Es un poema precioso, hondo y humilde. Tiene luz interna y dice mucho con palabras sencillas.
No conocía a esta poeta y es para mí todo un descubrimiento. Gracias, querida Dilaida, porque una "del montón" ha gozado estos versos.