lunes, 16 de enero de 2012

O aire na mitoloxía galega




Hai dúas castes de aires; os comúns e os que emanan de persoas, animais, obxectos, astros ou lugares, case todos malos e prexudiciais para a saúde e mesmo a pervivencia humana. Nos aires comúns e nos ventos viven seres sen nome, daniños para os animais, as plantas e a xente. Os ventos ruíns, os soáns, os lurpios, os cativos, os coados, a xoína, as correntes e os remuíños provocan andazos, rompen cristais, causan accidentes, enfermidades e mortes.

Non se sabe de onde veñen. Algúns nacen en montes e penedos coñecidos, coma o Penido da Capelada, preto de Teixido, que pare os aires que danan as colleitas. Dun seixo quebrado de San Xoán da Cova, no Ulla, dise que é alxibe de tormentas e odre dos ventos.

Así e todo hai tamén ventos bos. Na Capelada corre algún que empreña eguas. En todo caso, esconxúranse con facilidade facendo unha cruz cos dedos.

O mal do aire, producido polos aires emanados, é unha doenza con variedade de síntomas (dores, mala dixestión, inapetencia, fatiga, afeccións na pel, etc.). Recibe infinidade de nomes segundo os animais, persoas, estados, obxectos, astros, lugares que o provocan.

O curandeiro, sabio, sabia, pastequeiro, tallador ou sandador, antes de proceder a confirmar a existencia dun Mal de Aire, fai unha proba que consiste en lavar ao enfermo con auga de sete fontes ou dunha soa que nunca estiñe, e despois de pasar esa auga por un pano de lamanisco. Sobre o pano de mesa aparecen os pelos do causante do mal. Se se confirma a doenza, procede ao tratamento e aínda que a variedade de ensalmos, rituais, fórmulas, etc., é enorme, hai pautas comúns como son os lavados a arrepelo e os fumazos, xunto cunha ampla e ás veces secreta variedade de recitados.

Todos os aires son temidos, pero o máis temido é o aire morto. Cando os mortos expiran, botan un bafo que chama pola persoa a quen llo botan. Urxe conxuralo, volverlle o aire, para que non lle tire pola vida ao afectado.

Bibliografía: Dicionario dos seres Míticos Galegos. Xoán R. Cuba, A. Reigosa, X. Miranda. Ed. Xerais


Versión en castelán


Hay dos clases de aires; los comunes y los que emanan de personas, animales, objetos, astros o lugares, casi todos malos y perjudiciales para la salud e incluso la pervivencia humana. En los aires comunes y en los vientos viven seres sin nombre, dañinos para los animales, las plantas y la gente. Los vientos "ruíns", los "soáns", los "lurpios", los "cativos", los "coados", la "xoína", las "correntes" y los "remuíños" provocan epidemias, rompen cristales, causan accidentes, enfermedades y muertes.

No se sabe de donde vienen. Algunos nacen en montes y peñas conocidas, como el Penido de la Capelada, cerca de Teixido, que pare los aires que dañan las cosechas. De una piedra quebrada de San Xoán da Cova, en el Ulla, se dice que es aljibe de tormentas y odre de los vientos.

Sin embargo hay también vientos buenos. En la Capelada corre algún aire que empreña yeguas. En todo caso, se conjura con facilidad haciendo una cruz con los dedos.

El mal del aire, producido por los aires emanados, es una dolencia con variedad de síntomas (dolores, mala digestión, inapetencia, fatiga, afecciones en la piel, etc.). Recibe infinidad de nombres según los animales, personas, estados, objetos, astros, lugares que lo provocan.

El curandero, sabio, sabia, "pastequeiro", "tallador" o sanador, antes de proceder a confirmar la existencia de un Mal de Aire, hace una prueba que consiste en lavar al enfermo con agua de siete fuentes o de una sola que nunca ha dejado de manar agua, y después de pasar el agua por un paño adamascado. Sobre el mantel aparecen los pelos del causante del mal. Si se confirma la dolencia, se procede al tratamiento y aunque la variedad de salmos, rituales, fórmulas, etc., es enorme, hay pautas comunes como son los lavados a contrapelo y los humazos, junto con una amplia y a veces secreta variedad de recitados.

Todos los aires son temidos, pero el más temido es el "aire muerto". Cuando los muertos expiran, echan un aliento que llama por la persona a quien se lo echan. Urge conjurarlo, devolverle el aire, para que no le tire por la vida al afectado.

14 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Hoxe parece que os xornais falan de Fraga, Non Fraga e Naufraga...

Eastriver dijo...

Me quito el sombrero, porque estas cosas nos dejan sentados, escuchando como niños. Y además, qué caray, me las creo a pies juntillas.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me ha fascinado esta entrada sobre los malos aires en Galicia. Es nutritiva y te aseguro que la imaginación se ha colocado alas y he visto historias de seres atacados por estos aires, sobre todo por el de los muertos.
Las leyendas y todas esas creencias ancestrales tan arraigadas, sobre todo en núcleos rurales, tienen mucho de literario. Por aquí, lo que a mí me maravillaba de pequeña era "el mal de ojo" y el "aliacán" y todas las liturgias necesarias para combatirlos.
Bicos, querida Dilaida.

Felipe dijo...

Me vgusta venir por aquí,cuando puedo,porque siempre me llevo algo de sabiduría.

Gracias,Dilaida.

Bicos

Raposo dijo...

Por si acaso, que corra o aire!

Rita dijo...

Estás muy bien documentada, es muy interesante todo eso, hay mucha gente que no cree en éstas cosas, yo digo como lo de las meigas, haberlas hailas, que no se como se escribe
Bicos

Anna Jorba Ricart dijo...

Interesante lectura como nos tienes acostumbrados...malos aires por ahí y yo prefiero alejarme y protegerme a buen recaudo...así que adios Dilaida...¡lo comprendes verdad!
¡jejejeje! recibe un saludo.

zeltia dijo...

que interesante!
sabía algo diso que contas, pero mesturado e sen xeito (cousas escoitadas de nena, nunca explicadas)

encantoume este post! :-)
boa noite!, ou mellor: boa madrugada.

Concha L. F. dijo...

Cantas cousas misteriosas ten este país! Ata os aires encerran misterios, provocan doenzas, ou traen desgrazas!

Ás veces tamén levan maldades. Eses son os mellores.

Moi bo e ilustrativo. Coma sempre. Así dá gusto. Canto se aprende!

Bicos.

RGAlmazán dijo...

Lo importante es que no nos ataquen los aires malos, que no "nos dé un aire".

Salud y República

Aldabra dijo...

Non tiña nin idea desto do vento pero agora que o dís, supoño que será aquello que decían os nosos maiores: “teño andazo”, que era algo así como inespecífico.
É moi interesante a historia. Fíxate que eu teño cerquiña os de S. Andrés, os bós e os malos que por alí andan.
Biquiños,

Aldabra dijo...

moi orixinal e apropiado o comentario de Raposo.

biquiños,.

Maripaz Brugos dijo...

Genial entrada querida amiga. Me gusta visitarte porque siempre me llevo sabiduria nueva.
Ah, los aires galegos...se dice así?

ARO dijo...

Pues los "airiños da minha terra" me parecen todos muy sanos. Por aquí no se habla del "mal de aire", sino del "mal de ojo".